Mermelada casera de piña y frutos rojos

Preparar mermelada y conservas caseras es mucho más fácil de lo que pensamos. Además, al igual que la elaboración de pan casero, es una de esas cosas muy agradecidas en la cocina. Cuando los consumes, los disfrutas diez veces más.

Aprovechar la fruta de temporada o evitar derrochar esa que se nos está quedando pocha en la nevera, es la clave para lanzarse a preparar una rica mermelada casera. Esta mermelada de piña y frutos rojos es un claro ejemplo de ello: preparas una fiesta a la que invitas un montón de gente, donde todos (al parecer) se ponen de acuerdo para traer algo dulce para el postre. Alguien trae una ensaimada rellena de crema, otro una coca mallorquina de albaricoques, unos pastelitos,… y total, que el cuenco de fruta que tú tenías preparado de piña y el de frutos rojos (por eso de que después de una copiosa comida ayudan a digerir mejor) se queda tal cual, sin que nadie se haya acercado siquiera.

¿Solución? Frotarse las manos y pensar en la rica mermelada que vas a preparar nada más el último invitado haya salido por la puerta.

Ingredientes para preparar la mermelada de piña y frutos rojos:

  • 300 gr de frutros rojos (moras, fresas, arándanos, grosellas,…)
  • 300 gr de piña
  • 300 gr de azúcar
  • El zumo de 1 limón

Elaboración de la mermelada casera de piña y frutos rojos:

En primer lugar enjuagamos bien los frutos rojos y escurrimos bien. Cortamos las piezas más grandes (como por ejemplo las fresas) en trozos más pequeños. Pelamos la piña, eliminamos la parte dura central y la cortamos en dados pequeños.

Colocamos la fruta en una olla junto con el zumo de limón y el azúcar, y dejamos macerar durante 30 minutos.

Pasado este tiempo, ponemos la fruta a fuego lento y removemos de vez en cuando para que no se pegue al fondo. Sabremos que está lista porque la fruta se habrá deshecho en su mayor parte y habrá empezado a espesar. Nos llevará unos 45 minutos aproximadamente. A más tiempo, más espesa será nuestra mermelada casera.

Como ya te he contado en otras ocasiones, a mi me gusta la mermelada con trozos, por lo que paso directamente a conservarla en tarros de cristal. Si la prefieres suave y sin trozos de fruta, éste es el momento de pasarla por la batidora hasta conseguir la textura deseada.

Ya solo nos quedará esterilizar unos tarros de cristal y envasarla para poder disfrutar de nuestra rica mermelada casera durante mucho tiempo.

 Y así de fácil tenemos lista nuestra mermelada de piña y frutos rojos. ¡Ahora las tostadas serán mucho más irresistibles!

¿Se te antoja?

¡No dudes en probarlo y comentarme el resultado!

Deja un comentario

4 comentarios

  1. Que rica debe de ser ésa mezcla, yo hice piña y manzana y estaba uhmmm.besinos

    1. Me apunto tu idea!! muaaks

  2. Si que se me antoja! Que buena combinacion, esta mermelada de seguro esta de vicio!
    Bs