Dorada a la Sal

Hoy os propongo dorada a la sal, una receta sencilla pero tremendamente deliciosa, además de perfecta para una cena especial con tu pareja u amigos. Ideal para todos aquellos que buscan una receta fácil, sanasin complicaciones y que deje a todos con la boca abierta, ya que es prácticamente imposible que te salga mal!

La dorada a la sal es el típico plato que solemos pedir en los restaurantes pero que nunca nos atrevemos a preparar en casa, pero una vez leas lo que te voy a contar verás que prepararla en casa es mucho más fácil de lo que jamás habías imaginado.

Ingredientes para la dorada a la sal (para dos personas):

Dos doradas de 300 gr cada una, 1 kg de sal gorda, unas ramitas de romero fresco, pimienta en grano y 2 limones.

Elaboración de la dorada a la sal:

Una vez que tengamos la dorada limpia (yo le pedí al pescadero que lo hiciera) ponemos una capa de sal gorda en el fondo de la bandeja del horno (aproximadamente de 1’5 cm) y mojamos esta sal con el jugo de medio limón (la queremos humedecer, no que nos quede empapada. Si ves que ha quedado muy seca, aumenta la cantidad de jugo).

ponemos un dedo de sal en un recipiente de horno

A continuación colocamos nuestras doradas junto con las ramas de romero limpias y secas encima de esta capa de sal.

colocamos las doradas junto con le romero encima de la sal

El siguiente paso va a ser cubrir perfectamente el pescado con el resto de la sal y rociarla nuevamente con una mezcla, a partes iguales, de agua con limón. ¿Por qué lo hacemos? Al mojar la sal conseguiremos que el calor del horno la seque, creando así una costra de sal que envuelve la dorada y nos ayuda a que se cocine perfectamente, quedando aromatizada y deliciosa.

cubrimos la dorada con sal y rociamos con limon

Introducimos la bandeja en el horno previamente precalentado a 180 ºC (calor arriba y abajo sin ventilador) durante 30 minutos, con este tiempo y con el tamaño de las doradas será suficiente.

Una vez listo tendremos que romper la costra de sal de las doradas, pero teniendo mucho cuidado a que no se nos rompa el pescado (ya que se nos quedaría salado). Para ello vamos a introducir una espátula por el lateral del montón de sal y la clavamos en el centro del mismo. Ahora, con cuidado vamos haciendo palanca hasta que la costra se despegue ¡va a salir casi de una sola pieza!

Servimos el pescado y acompañamos, por ejemplo, con unas verduras salteadas.

Ya solo te quedará preparar un rico postre para triunfar con tus invitados.

 ¿Se te antoja?
¡No dudes en probarlo y comentarme el resultado!