gambas al horno
Imprimir Receta

Gambas o langostinos al horno con ajo y perejil, receta muy fácil sin manchar

Cómo hacer gambas al horno con ajo y perejil, una receta muy fácil y llena de sabor en pocos minutos y sin manchar la cocina ni llenarla de olores.
Tiempo de preparación8 min
Tiempo de cocción12 min
Tiempo total20 min
Plato: Aperitivo
Cocina: Mediterránea
Keyword: Al horno, Aperitivo, Gambas, Langostinos

Ingredientes

  • Gambas o langostinos limpios
  • Ajo al gusto
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración paso a paso

  • Colocamos los langostinos o gambas limpias en una fuente apta para horno.
  • Picamos ajo y perejil al gusto y lo espolvoreamos sobre las gambas o langostinos. Salpimentamos al gusto y las regamos con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
    gambas o langostinos al horno
  • Las introducimos en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo sin ventilador durante 10-14 minutos, en función del tamaño de las gambas o langostinos y del punto de cocción que queramos darle. Serviremos inmediatamente antes de que se enfríen.
    gambas o langostinos al horno

Notas

Gambas/langostinos al horno: tiempo y temperatura

El tiempo de horneado variará en función del tamaño de las gambas o langostinos utilizados. Es por ello que debemos mirar que todas tengan un tamaño similar, si no unas nos quedarán pasadas y otras algo crudas.
La temperatura del horno será de 180 ºC, con calor arriba y abajo y no pondremos el ventilador, ya que eso podría secarlas.
El tiempo variará entre los 10 y los 14 minutos, según el tamaño del producto y el punto que queramos darle. 
Es importante servir inmediatamente cuando lo sacamos del horno, no podemos recalentarlo si queremos unas gambas al horno muy jugosas.
Lo que sí podemos hacer, es dejar la fuente del horno preparada, con el aliño sobre las gambas/langostinos. Unos minutos antes de servirlo solo tendremos que meter la fuente en el horno. Como es un plato que no mancha ni desprende olores, podremos meterlo en el horno en el último momento sin ningún problema.

Cómo hacer langostinos o gambas congeladas al horno

Para preparar esta receta podremos comprar el producto fresco o congelado.
En el caso de utilizar gambas o langostinos congelados, deberemos descongelarlos por completo antes de introducirlos en el horno. Para ello sacaremos las gambas o langostinos del congelador y los dejaremos descongelar poco a poco dentro de la nevera durante toda la noche.
Una vez estén descongelados, los podremos cocinar siguiendo esta receta.

Con qué acompañar las gambas o langostinos al horno

Las gambas o langostinos al horno, al igual que si los preparamos a la plancha, son un estupendo aperitivo. Poco más les hace falta para brillar y gustar a todo el mundo. No olvides colocar un limón en la mesa para quien quiera exprimir unas gotas encima del marisco y un poco de pan para mojar en el jugo que sueltan.
Si vas a servirlas como primer plato puedes acompañar las gambas al horno con una ensalada sencilla de hojas verdes variadas, con aguacate y cebolla morada o con verduras salteadas.
Podremos servir las gambas o langostinos al horno como plato principal si las acompañamos con pescado al horno. También son perfectas para acompañar un plato de pasta que aliñaremos con aceite de oliva en el que habremos frito previamente unas finas láminas de ajo y unas hojas de tomillo fresco.

¿Gambas/langostinos al horno o a la plancha?

El resultado es muy similar siguiendo las dos técnicas de cocción. Personalmente prefiero prepararlas al horno, ya que me resulta mucho más rápido y fácil, sobretodo porque así evitamos ensuciar la cocina y que se llene de humo y olores.
Las gambas a la plancha sueltan bastante jugo que va salpicando la pared e incluso a nosotros mientras cocinamos. Además ese jugo se va quemando sobre la plancha y desprende bastante humo y olores, lo que no resulta muy agradable, sobretodo cuando vamos a tener invitados.
Es por ello que yo me decanto por preparar las gambas/langostinos en el horno. Solo nos tenemos que preocupar de aliñarlas al gusto y meterlas al horno. En unos pocos minutos están listas y no hemos manchado nada.