Imprimir Receta

Crema de calabaza con puerro y patata

Cómo preparar crema de calabaza con patata y puerro. Receta de crema muy saludable y reconfortante.
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción30 min
Tiempo total40 min
Plato: Plato principal
Cocina: Mediterránea
Keyword: Calabaza, Crema
Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 1 kg calabaza
  • 2 puerros
  • 3 patatas medianas
  • 4 cda aceite de oliva
  • 700 ml agua o caldo de verduras
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración paso a paso

  • Limpiamos y pelamos la calabaza, las patatas y el puerro y los troceamos en dados.
  • Calentamos una cacerola junto con el aceite de oliva y agregamos las verduras y una pizca de sal y pimienta. Las rehogamos unos 10 minutos removiendo de vez en cuando.
  • Pasados estos 10 minutos las verduras habrán adquirido un poco de color y se habrán empezado a caramelizar. Agregamos el agua o caldo y dejamos cocinar unos 15 minutos o hasta que la calabaza y la patata estén blandas.
  • Retiramos 1 taza del agua o caldo y lo reservamos.
  • Trituramos las verduras con una batidora hasta obtener una crema suave sin grumos. En el caso de que nos haya quedado muy espesa, agregamos un poco del caldo que habíamos retirado y volvemos a batir. Repetimos hasta conseguir la textura deseada. Es importante añadir el líquido poco a poco para que no nos quede demasiado clara.
  • Probamos el punto de sal y corregimos si es necesario.
  • Servimos la crema de calabaza con puerro y patata caliente o templada. En esta ocasión yo ha le acompañado con unas hojas de rúcula y un poco de sésamo negro, que aportan frescor y un toque crujiente.

Notas

Prueba a acompañar esta rica crema con picatostes caseros. A mí me gustan más los picatostes fritos, pero en el enlace también te enseño a preparar picatostes al horno para un resultado más saludable.
Para hacer esta crema podremos usar agua o caldo de verduras. Elige la opción que más te convenga, aunque yo siempre suelo usar agua, pues el resultado es muy sabroso sin necesidad de agregar caldo.
Recuerda eliminar una parte del líquido antes de triturar la crema. Así podrás ir añadiendo poco a poco más cantidad para darle la consistencia deseada. Una crema espesa tiene solución, pero si nos pasamos de líquida, difícilmente podremos arreglarlo.
Anota el truco de sofreír primero las verduras, sea cual sea la crema que vas a preparar. Es un paso muy sencillo que muchas veces pasamos por alto y la diferencia de resultado es brutal. Las veduras se caramelizan un poco y sacan a relucir todo su sabor.
Podrás preparar esta crema con antelación, dejarla enfriar a temperatura ambiente y conservarla en una botella de cristal con tapa en la nevera. En el momento de servirla, solo tendrás que calentarla en el microondas o en un cazo. De esta manera aguantará en la nevera unos 3 días.