Trufas de chocolate blanco y té matcha

Vamos a empezar con un cuento… más abajo te cuento el por qué y mi opinión al respecto.

Había una vez un príncipe que quería casarse con una princesa, pero con una verdadera princesa de sangre real. Viajó por todo el mundo buscando una, pero era muy difícil encontrarla, mucho más difícil de lo que había supuesto.

Las princesas abundaban, pero no era sencillo averiguar si eran de sangre real. Siempre acababa descubriendo en ellas algo que le demostraba que en realidad no lo eran, y el príncipe volvió a su país muy triste por no haber encontrado una verdadera princesa.

Una noche, estando en su castillo, se desencadenó una terrible tormenta: llovía muchísimo, los relámpagos iluminaban el cielo y los truenos sonaban muy fuerte. De pronto, se oyó que alguien llamaba a la puerta: ¡Toc, toc!

La familia no entendía quién podía estar a la intemperie en semejante noche de tormenta y fueron a abrir la puerta. –¿Quién es?– preguntó el padre del príncipe. –Soy la princesa del reino de Safi– contestó una voz débil y cansada. –Me he perdido en la oscuridad y no sé regresar a donde estaba-.

Le abrieron la puerta y se encontraron con una hermosa joven: –Pero ¡Dios mío! ¡Qué aspecto tienes!- La lluvia chorreaba por sus ropas y cabellos. El agua salía de sus zapatos como si de una fuente se tratase. Tenía frío y tiritaba. En el castillo le dieron ropa seca y la invitaron a cenar. Poco a poco entró en calor al lado de la chimenea.

La reina quería averiguar si la joven era una princesa de verdad. –Ya sé lo que haré– pensó. –Colocaré un guisante debajo de los muchos edredones y colchones que hay en la cama para ver si lo nota. Si no se da cuenta no será una verdadera princesa. Así podremos demostrar su sensibilidad-. Así que, al llegar la noche, la reina colocó un guisante bajo los colchones y después se fue a dormir.

A la mañana siguiente, el príncipe preguntó: –¿Qué tal has dormido, joven princesa?-. -¡Oh! Terriblemente mal– contestó. –No he dormido en toda la noche. No comprendo qué tenía la cama; Dios sabe lo que sería. Tengo el cuerpo lleno de cardenales. ¡Ha sido horrible!

Eres una verdadera princesa! Porque a pesar de los muchos colchones y edredones, has sentido la molestia del guisante. ¡Sólo una verdadera princesa podía ser tan sensible!– El príncipe se casó con ella porque estaba seguro de que era una verdadera princesa. Después de tanto tiempo, al final encontró lo que quería. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Trufas de chocolate blanco y té matcha

Seguro que la mayoría de vosotr@s conocéis el cuento de la princesa y el guisante: os lo han contado vuestros padres, abuelos o profesores. Además puede que también se lo hayáis contado a vuestros hijos y, tal vez, nietos. Sí, a mí también me lo han contado muchas veces, y hasta hace unos pocos segundos era un cuento que me gustaba.

¿Te ha pasado alguna vez que una cosa que recuerdas de cuando eres pequeño, adquiere un sentido totalmente diferente cuando eres mayor? Y es que a mí me ha costado unos 20 años volver a releer este cuento para entender que este cuento transmite un mensaje un tanto desagradable. ¿O acaso la “sangre azul” -traduzcamosla como “sexo femenino”- debe ser frágil y sensible para ser una “verdadera mujer”?

Y después crecemos y nos indignamos ante la desigualdad existente entre hombres y mujeres, proclamando una igualdad que otros quieren hacer creer que es efectiva en todos los ámbitos. Pero ¡ja! ¿cómo queremos que lo sea si estamos educando en función de roles y estereotipos de género?

Trufas de chocolate blanco y té matcha

En fin, cada cual a su tema, pero no he podido evitar dar mi opinión al respecto. Pero seguro que te estarás preguntando por qué te cuento un cuento y después encima te doy la chapa… pues porque ¡estamos de reto!

No sé si habrás notado mi ausencia durante prácticamente un mes -los motivos, tal vez, te los cuento en el próximo post- así que este mes únicamente voy a participar en este reto, el de “una galleta, un cuento“, ya que nada mas saber que teníamos que preparar una receta para el cuento “la princesa y el guisante” (pincha en el enlace para ver las publicaciones de todos los participantes al reto) se me ocurrió una receta genial y no podía dejar de prepararla. Ya te he dicho antes que este era un cuento que me gustaba.

Trufas de chocolate blanco y té matcha
Pero no, no he cocinado con guisantes, sino que con 3 sencillos ingredientes he preparado unas riquísimas trufas de chocolate blanco y té matcha con apariencia de guisante.

Ingredientes para 20 trufas de chocolate blanco y té matcha:

2 cucharaditas de té matcha (puedes comprarlo aquí), 100 ml de nata para cocinar y 240 gr de chocolate blanco.

Elaboración de las Trufas de chocolate blanco y té matcha:

En un cazo a fuego bajo calentamos la nata junto con el chocolate cortado a trozos, removiendo constantemente hasta que se derrita.

Una vez tengamos ambos ingredientes bien integrados, añadiremos el té matcha (la cantidad puede variar en función de los gustos de cada uno) y mezclamos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y, a continuación refrigeramos un par de horas en la nevera.

Pasado este tiempo, y con la ayuda de una cuchara iremos cogiendo pequeñas porciones de “masa” y las bolearemos rápidamente con nuestras manos. Es importante que hagamos las bolitas lo más rápido que podamos, ya que el chocolate blanco se funde con mucha facilidad y vamos a estropear las trufas.

Una vez las hayamos boleado tenemos varias opciones: colocarlo sobre papelitos, rebozarlas con más té matcha para intensificar su sabor, cubrirlas con chocolate blanco para que crujan al morderlas o, simplemente, servirlas tal cual, como he hecho yo.

Trufas de chocolate blanco y té matcha
¿Se te antoja?
¡No dudes en probarlo y comentarme el resultado!

Deja un comentario

Acepto los términos de uso y la política de privacidad

  • Responsable » Maite Sastre (Antojoentucocina.com)
  • Finalidad » gestionar los comentarios y notificarte las respuestas si te has suscrito.
  • Legitimación » tu consentimiento al marcar la casilla de aceptación
  • Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de FastComet (proveedor de hosting de Antojoentucocina.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Fastcomet en https://www.fastcomet.com/terms/privacy-policy.
  • Información adicional » Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad y nuestro Aviso Legal.
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos remitiendo un correo electrónico a info@antojoentucocina.com.
  • 31 comentarios

    1. Comparto totalmente tu opinión del cuento, el mensaje que transmite no me gusta nada de nada. Pero lo que sí me gustan son tus trufas, tienen una pinta estupenda
      Un beso

      1. Muchas gracias guapa! y lo del cuento.. en fin! muaaks

    2. Claro que se me antojan estas trufas!! me comía unas cuantas ahora con el cafelito. Y sobre el cuento…yo me lo he tomado con humor e ironía…
      Besos, hasta pronto.

      1. Solo unas cuantas? con lo que me está costando a mí no atracar el plato hasta que no quede ni una.. muaaks 😉

    3. mmmm que pintaza estas trufas,,, tienen que estar deliciosas me comía unas pocas ahora de postre.Un beso,
      http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    4. Te quedaron buenísimos, el té les da ese toque especial y delicioso 🙂
      Besitos!!

      1. Gracias Maribel!! un beso enorme 😉

    5. ¡¡Qué sofisticadas te han quedado esas trufas, Maite!! Seguro que el té les da un sabor muy particular. ¡¡Me encantan!! Muchos besos

      1. Mil gracias Blanca!! un beso enorme, nos vemos en el próximo reto!!

    6. Unas trufitas que habrá que probar, porque el té matcha les debe dar un toque muy peculiar! Muy ricas! Besos

      1. Tienes toda la razón! hay que probarlas! muaaks

    7. Que saborcito rico le tiene que dar el té, a ver si me hago con el y las pruebo.
      Un propuesta genial y en cuanto al cuento…..la verdad es que como la mayoría de los clásicos de la época, poco mñas que decir

      1. Toda la razón sobre los cuentos.. lo cual es una pena.. en fin, muchísimas gracias por pasarte y comentar! muaks

    8. que buena pintan tienen las trufas!!! y el cuento… casi todos los cuentos tienen algún matiz de este tipo pero bueno… que le vamos a hacer

      1. Tendremos que modificar los clásicos o empezar a contar otro tipo de cuentos, porque me da a mí que estos no son de los más educativos.. un beso!!

    9. Qué buena pinta esas trufas, del cuento que a mí me está pasando lo mismo veo los cuentos con otros ojos que cuando era pequeña, el otro día leyendo a mi peque Hansel y Gretel me pareció de terror que quemasen a la bruja !!! Y de pequeña me encantaba, acabo de conocer tu blog y me encanta me quedo por aquí.te invito a conocer el mío.
      http://www.tardedehadas.com
      Bssss

      1. ¿Verdad? será que lo mirábamos con la inocencia de un niño.. pero creo que es hora de empezar a contar otro tipo de cuentos más educativos.. un beso enorme y gracias por quedarte por aquí, ahora mismo voy a conocer tu rinconcito! muaaks

    10. Me encanta el te Matcha,ya hice muchos postres con el, pero estas trufas se ven deliciosas me han encantado
      Besinos
      El toque de Belén

      1. Gracias Belén!! un beso enorme! 🙂

    11. ¡¡Adoro el te matcha con chocolate, así que me parecen magníficas tus trufas aguisntadas!!

      1. Pues ya sabes ¡a cocinar! muaaks

    12. Me han llamado muchisimo la.atencion. una combinacion fantastica. Yo me acabo de comprar el apreciado te matcha asi que no tengo excusa para probar tus trufas. Un besazo!

      1. Ah! Y completamente de acuerdo… el trasfondo de este cuento es… tremendo. Pero como el de tantos otros.

      2. Bien! una más que se ha animado con este té, perfecto para todo tipo de repostería. A mí me parece un poco fuerte de sabor, pero junto al chocolate hace una pareja estupenda!! ya me contarás si las pruebas! muaaaks

    13. Sabes que me fascinan las trufas? Y estas de choco blanco se ven delicadas y exquisitas!
      Bs!

      1. Creo que con esta receta he acertado de pleno contigo, verdad? jajjaja un beso guapa!

    14. Enserio no se que hago viendo a estas horas tu blog!!!! Corro peligro de hacer una recena con fundamento. Pronto echaré un vistazo a cantidades para una receta que tengo en mente para estas navidades. Un beso

      http://www.estademodamarlafra.com

      1. jajaj muchas gracias por pasarte y comentar. Me alegra tenerte por aquí! un beso enorme 🙂