Magdalenas caseras ¡las de toda la vida!

Ya han llegado las lluvias y las mañanas frías, ya ha llegado la temporada de volver a hornear y de desayunar una bebida calentita acompañada de unas ricas magdalenas. Y es que cuando fuera hace frío ¡todo sabe mejor!

Así que hoy, sin más rodeos, os traigo una receta imprescindible para un buen desayuno: magdalenas caseras. Los que no tengáis mucha práctica en repostería no os preocupéis y quitaros el miedo, ya que la receta de hoy es muy sencilla de preparar, con ingredientes muy fáciles de encontrar y, lo más importante, ¡sin complicaciones!

Magdalenas caseras ¡las de toda la vida!

El resultado es inmejorable. En casa nos han encantado, por lo que están apunto de convertirse en nuestro desayuno diario. Seguro que cuando las probéis no vais a querer otras! A demás son tan bonitas…

Magdalenas caseras ¡las de toda la vida!

Ingredientes para 10 magdalenas caseras:

120 gr de azúcar, 2 huevos, 1 pizca de sal, 1 cucharadita de levadura en polvo, 120 gr de aceite de oliva, 160 gr de harina de repostería, 30 ml de leche entera, la ralladura de 1 naranja (solo la parte naranja de la piel, ya que la parte blanca amarga), 30 ml de zumo de naranja y azúcar extra para coronar las magdalenas (¡le dará ese toque crujiente tan rico!).

Elaboración de las magdalenas caseras:

Empezamos batiendo e incorporando los huevos junto con el azúcar, el zumo de naranja, el aceite y la leche. En otro bol, tamizamos la levadura y la harina y le añadimos la ralladura de naranja (recordad, solo la parte naranja, sin llegar a la parte blanca).

Mezclamos poco a poco el contenido de ambos boles, con cuidado y batiendo constantemente para que no se formen grumos. Tapamos la masa con papel fil y dejamos reposar dentro de la nevera entre 1 y 2 horas, para que la masa vaya cogiendo consistencia.

Precalentamos el horno a 200ºC y rellenamos nuestras cápsulas 3/4 de su capacidad. Espolvoreamos cada una de nuestras magdalenas con azúcar y horneamos unos 15 minutos o hasta que las magdalenas estén listas. Las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Magdalenas caseras ¡las de toda la vida!

Sencillo ¿verdad? Ya solo nos queda preparar un buen vaso de leche con cacao y disfrutar de un desayuno perfecto.

Magdalenas caseras ¡las de toda la vida!
¿Se te antoja?
¡No dudes en probarlo y comentarme el resultado!

Deja un comentario

24 comentarios

  1. Qué buena pinta tienen! Me apunto la receta con tu permiso 🙂
    Un saludo
    All in One blog

    1. Gracias! saludos y no olvides comentarme el resultado!!

  2. Qué buenasss!!! Y hechas en casa parece que saben mejor verdad? jejeje me encantan estas recetas que de primeras le tenemos un poco de respeto y cuando las probamos se vuelven imprescindibles en casa 😀 muy buen post guapa!
    Mil besitosss^^

    1. Exactamente!! jeje
      Además al ser casero es mucho más saludable, por lo que no hace falta decir no a las tentaciones! jeje
      un besito y gracias por tu comentario!! muaaks

  3. Hola, hola! Pero que deliciosas se miran, A mi me encantan recién saliditas del horno, estas te quedaron muyi chulas ♥

    1. Muchas gracias! yo también soy de esas que se queman los dedos y la lengua por no esperar a que se enfríen jajaja
      Saludos!!

  4. Mmm que pinta! y no hay ningunas mejores que las caseras!

    1. ¿verdad que si? Saludos 🙂

  5. Seran de toda la vida, pero las tuyas tienen un aspecto fantastico. Enhorabuena

    1. Gracias María! un beso 🙂

  6. Ese crujiente de azúcar vale oro… ¡Qué delicia!

    ¡Un muackiles!

    1. Sin duda ese azúcar es la mejor parte y la que más me gusta! :p un besazo guapa!! gracias por tus comentarios 🙂

  7. Juanma dice: Responder

    Riquísimas! Nada de muffins o cupcakes, magdalenas de toda la vida 😀

    1. maite dice: Responder

      Son las mejores, aunque no le hago ascos a nada 😉