Cómo esterilizar tarros para conserva + envasado y conservación

La mejor manera de conservar los productos de temporada es preparar conservas, de forma que podamos disponer de ellos en nuestra despensa en cualquier estación del año, pero para poder hacerlo debemos conocer cómo esterilizar tarros correctamente, así como y dónde conservarlos.

Es cierto que en el mercado existen gran variedad de conservas, no obstante cada vez son más las personas que se animan a preparar las suyas propias. Y no solo por aprovechar el exceso de frutas o verduras, sino por el simple placer de disfrutar de lo casero y natural.

Cómo esterilizar tarros para conserva + envasado y conservación

En casa tenemos un pequeño huerto, por lo que todos los veranos preparamos un buen arsenal de salsa de tomate casera para pasar todo el año (sí, lo sé, tengo pendiente subiros la receta) y mermeladas o frutas en conserva con el exceso de fruta.

Pero el primer paso, a demás de tener la materia prima, es esterilizar correctamente los frascos de cristal en los que queramos guardar nuestras conservas, pues si no lo hacemos correctamente o los botes y/o tapas están en mal estado o sucios las bacterias contaminarán nuestras conservas.

Para preparar conservas nos servirá cualquier bote de cristal que esté en buen estado y tenga tapón metálico de rosca. Es importante que la tapa esté limpia y en buen estado y que nos aseguremos de que cierra bien.

cómo quitar las etiquetas a los tarros

Nos servirán botes que compremos para este propósito o botes reciclados de otras conservas o salsas que hayamos consumido. Si vamos a reutilizar un bote, lo primero que vamos a hacer es limpiarlo bien por dentro y por fuera, quitando la etiqueta. Además, vuelvo a insistir en la importancia de asegurarnos de que la tapa está en buen estado, podemos comprar tapas nuevas en ferreterías o tiendas especializadas.

Existen 2 formas muy eficaces para quitar las etiquetas:

  • Podemos sumergir el bote unos minutos en agua caliente, trascurrido este tiempo la etiqueta saldrá perfectamente. Con un algodón empapado en alcohol frotamos los restos de pegamento hasta que quede limpio. Finalmente volvemos a lavar el tarro normalmente.
  • Cuando las etiquetas son más resistentes y no salen con agua caliente, encontré hace unos años un truco muy extraño a la vez que eficaz: dejamos el tarro unos minutos en agua caliente, mojamos un estropajo metálico en agua caliente y lo empapamos de aceite y una dosis de lavavajillas. Frotamos enérgicamente, añadiendo más aceite y lavavajillas de vez en cuando. Aunque parezca un método bastante extraño -a mí también me lo pareció al principio- funciona muy bien. Si han quedado algunos restos de la etiqueta o pegamento, frotamos con un algodón empapado en alcohol.

CÓMO ESTERILIZAR CORRECTAMENTE BOTES PARA CONSERVAS

En una olla lo suficientemente grande para que los botes puedan quedar cubiertos por agua, colocaremos un trapo en el fondo para que al llevarlo a ebullición los tarros no se golpeen contra el fondo de la olla y no les llegue un calor tan directo, podrían romperse.

A continuación, metemos los botes sin las tapas y los cubrimos con agua. Llevamos a ebullición de 20 a 30 minutos. Pasado este tiempo, los retiramos del fuego y dejamos templar dentro de la misma olla, porque si los sacamos enseguida el cambio brusco de temperatura podría quebrar el cristal, además podríamos quemarnos. Una vez fríos, los sacamos y vaciamos -con las manos bien limpias- y los dejamos boca a bajo sobre un paño de algodón hasta que estén bien secos.

Repetimos el proceso con las tapas, esterilizándolas unos 5-10 minutos. Las dejamos secar boca abajo sobre un paño de algodón.

ENVASADO Y CONSERVACIÓN

Preparamos nuestras conservas y rellenamos los botes hasta arriba del todo, no debemos dejar un espacio lleno de aire entre la conserva y la tapa.Tapamos los botes con fuerza.

Envasado al vacío y pasteurización:

  • Solo si el producto que queremos conservar (mermelada, salsa de tomate,…) está muy caliente podremos llenar los botes, cerrar bien y dejarlos enfriar boca a bajo. De esta forma se producirá un cierre al vacío cuando el producto se haya enfriado. Obtendremos conservas que nos durarán unos 6 meses, y las guardaremos en un lugar fresco y oscuro (en la despensa, por ejemplo), aunque es recomendable guardarlo en el frigorífico. Este método suele dar buenos resultados, no obstante a mí el año pasado me falló, echando a perder una gran cantidad de botes de salsa de tomate. Si bien es un método bastante válido, te recomiendo más el siguiente.
  • Tanto si el producto que queremos envasar está frío o caliente, rellenamos los botes hasta arriba y tapamos bien. Colocamos un trapo en el fondo de una olla lo suficientemente grande y metemos los botes dentro. Los cubrimos hasta la mitad con agua y llevamos a ebullición un mínimo de 20 minutos si son pequeños o medianos (tamaño tarro de paté hasta tarro de mayonesa) y 45 minutos si son muy grandes. Pasado este tiempo, dejamos enfriar dentro de la olla para evitar cambios bruscos de temperatura, secamos y guardamos en la despensa hasta el momento de consumirlo. Con este método nos durará bastante tiempo. El máximo que he tardado en consumirlos han sido 2 años, y el producto estaba perfecto.

ETIQUETADO

Nada más tengamos elaborada nuestra conserva es muy importante etiquetarla con el contenido y la fecha de elaboración.

Conservaremos en un lugar seco y oscuro.

Una vez abierto el tarro, lo mantendremos en el frigorífico y lo consumiremos en un periodo no muy prolongado en el tiempo.

Cómo esterilizar tarros para conserva + envasado y conservación
¿Se te antoja?
¡No dudes en probarlo y comentarme el resultado!

Deja un comentario

6 comentarios

  1. Muy buena informacion!!!

    1. Gracias!

  2. Una información muy útil. A mí me da mucho miedo hacer conservas en casa, por si se me estropea y me cargo a la familia… jaajaja
    Pero tendré que quitarme el miedo 😉
    besos

    1. Prueba con cantidades pequeñas las primeras veces, notarás si se ha puesto mala por el olor o el cambio de color. Anímate y me cuentas! un beso 🙂

  3. Patuco dice: Responder

    Hola. La información es muy buena, y muy práctica, pero me gustaría aportar un pequeño detalle. Lo que haces de esa forma, es pasteurizar. Para esterilizar, debes utilizar una olla expres que consigue temperaturas de 120 grados, mientras que en ebullición en olla normal, solo consigues 100 y muchas esporas pueden sobrevivir contaminando el producto. Es lo que se llama también autoclave.
    Para esterilizar, debes adquirir tapas que aguanten la esterilización. Cuestan casi lo mismo, pero son diferentes las de esterilización que las de pasteurización.
    Un saludo.

    1. maite dice: Responder

      Muy interesante!! gracias por la aportación, siempre viene bien aprender algo nuevo 🙂